Hoy por hoy, muchos adultos con TDAH no saben que tienen Déficit de Atención hasta que llevan a sus hijos hiperactivos al médico y se identifican también con el diagnóstico. Otros suelen buscar por internet algún tipo de herramienta o información porque sienten que tienen muy mala memoria, les cuesta organizarse, son olvidadizos, etc. y acaban por enterarse de que lo suyo es algo más que simple despiste.

Para comprobar si alguien tiene TDAH, se suelen recomendar unos tests muy simples establecidos por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos mentales (Edición IV Revisada), más conocido como DSM-IV. Está previsto que la quinta edición esté disponible hacia mayo de 2013.

Es importante señalar que no todos los profesionales de la salud mental están del todo de acuerdo con este manual, y que no por sacar una calificación alta haya que dar por sentado que tienes TDAH, pero en general se considera que si uno “da positivo” es muy probable que el trastorno realmente esté ahí, dejando que cada cual decida hasta qué punto quiere ir al médico o no, o tratarse o no.

El test es muy simple, se hace en un momento y lo único que necesitas es fijarte bien en cómo es realmente tu vida cotidiana -y no en la primera impresión subjetiva que tengas- y ser sincero y honesto contigo mismo, sin exagerar ni moderar. Uno de los sitios donde podéis hacerlo es, por ejemplo, la web de la Fundación CADAH.

Anuncios