Me parece una falta de respeto, una muestra de ignorancia galopante y tengo que reconocer que una sorpresa encontrarme por internet que hay gente -y por lo visto mucha, flipa- que busca mi medicación para el Déficit de Atencion e Hiperactividad cuando no la necesitan.

Si yo tomo esta medicación es porque durante años me he ido dando cuenta de que algo fallaba en mi cabeza y considerar que me suponía (y supone) un trastorno, me he informado mucho, he contactado con asociaciones, me he preocupado por ir al médico, ir a un especialista (a tres, de hecho), pasar por un proceso de tests, entrevistas y tal para que me den una receta que me permite acceder de forma crónica a esa medicación, que aunque no es la repanocha me ayuda mucho a paliar buena parte de las puñetas cotidianas que me hacía y hace vivir ese trastorno. Me dejo un dinero -que no me sobra- en la farmacia, cuido de tomarme las pastillitas a su hora, etc. Vamos, lo menos frívolo del mundo.

Y resulta que anda por ahí esta gente que -…es que lo pienso y flipo…- busca esa misma medicina sin necesitarla en absoluto, de forma ilegal, suplicándosela a gente que la tiene, buscándola en el mercado negro, falsificando recetas, preguntando cómo pillarla en ese horror inmundo que es Yahoo! Respuestas… y todo porque cuando una persona toma esa sustancia y no tiene ni Déficit de Atención ni Hiperactividad ni la madre que parió un tanque, puede tener momentazos de euforia, se espabilan para que la noche de fiesta les dure más, para no dormir en época de exámenes y hasta para perder peso.

He visto peña preguntando por ahí si pueden tomar esas pastillas junto con pastillas para dormir porque dicen que les espabila demasiado y no pueden dormir (?!?!?!?!). O preguntando si se puede picar y esnifar (con lo fácil que es pegar un buchito de agua, oye). O debatiendo sobre si el bajón que les da después merece la pena para el subidón del principio…

Qué queréis que os diga: Sois unos impresentables y no tenéis vergüenza.

a) Para empezar porque le echáis al asunto el tremendo morro de tirar de comportamientos patéticos para conseguir la pastillita, desde cosas tan irresponsables como preguntar a la gente por internet (o por donde sea, me da igual), a cosas tan  imperdonables como la falsificación de recetas médicas.

b) Porque es una sustancia controlada que ha pasado por décadas de investigación científica, estudios clínicos y demás para ayudar a personas con ciertas disfunciones cerebrales que les causa unos trastornos en su vida cotidiana. Es como echar carreras en una silla de ruedas; puede ser un cachondeo, pero necesitar esa silla porque tienes las piernas muertas no tiene ni puta gracia, y ese mismo comportamiento lo estás teniendo con mi medicación.

c) Y por encima de todo, porque ya voy camino de los cuarenta y aunque siempre me he sentido muy joven, progresista, de mentalidad abierta y tal, jamás me puede entrar en la cabeza que tantos y tantos y tantos jóvenes lleguéis a ser tan rematadamente tontos.

Y no penséis que soy cerrado de mollera con las drogas: Siempre he pensado que no hay que decir “NO y NO y NO”, sino informarse de forma responsable. Apoyo que el cultivo, posesión y consumo de marihuana y sus derivados sea despenalizado mientras que la hipocresía del mercado oficial del tabaco y el alcohol me dan arcadas -El alcohol me parece un maldito veneno asqueroso que ha podrido la vida de civilizaciones enteras, y cada año mueren sólo en España tres millones de personas por causa directa del tabaco, mientras que jamás en la historia se conoce ni un sólo caso de nadie que haya enfermado ni muerto por fumar cannabis, aunque su abuso pueda tener consecuencias indeseables-.

El problema no es que te fumes un porro y te partas de risa viendo Hora de Aventuras, o que rule el canuto mientras tocáis los bongos en la playa; cuántas viejas ricachonas habrá por el mundo tomándose un coñac a media mañana y ahí están. Cada cual con su vida…. El problema no es ese. El problema es cuando dedicas tu tiempo no estudiando, no ligando, no dando un paseo relajante, no leyendo, no haciendo yoga, no haciendo deporte, no manifestándote por causas justas, no charlando con los amigos sobre filosofía o los problemas del mundo, sino malgastándolo buscando como una cucaracha la pastilla ésa del TDAH porque te has enterado de que da risa, o que  no paras de hablar durante una hora, o que te sientes frenético durante un rato y mola el subidón, o que así estás más espabilado toda la noche entera para no aburrirte en el botellón, o porque te ha dicho una amiga que su prima le ha dicho por WhatsApp que si te la tomas te quita el hambre y así adelgazas.

Mira, chaval. Hay drogas que son muy chungas y te pueden enganchar > pudrir > matar en cuestión de días, por no decir en cuestión de minutos, o destrozarte la vida y la salud para siempre. Luego hay otras que igual no son tan chungas y respeto que cada cual haga lo que quiera siempre que te informes y actúes de forma, digamos, responsable (mejor una cerveza que cuatro vodkas, mejor medio porro que cuatro rayas, mejor ningún cigarrillo que cinco al día, etc). Y luego hay otras sustancias que no son para que tú te diviertas, ni adelgaces, ni estudies, ni hagas el payaso en general. Son algo que está ahí de forma específica para tratamientos médicos. Y punto.

Si quieres divertirte, te buscas amigos graciosos. Si quieres adelgazar, come lo justo y haz ejercicio. Si quieres aprobar un examen, estudia siempre y no sólo la noche antes. Si sales de marcha y te cansas, te vas a dormir. Y por encima de todo: Si tanta importancia le das a algo así, es muy probable que muchas otras cosas de tu escala de valores también estén fallando. Yo mi problema lo voy controlando con una medicina, no tengo más remedio. Tú lo tienes más fácil: Sólo tienes que mirarte al espejo y replantearte algunas cosas.