Inicio

¿Qué es el TDAH?

TDAH son las iniciales de “Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad”.

A menudo, se habla de los niños con TDAH como “hiperactivos”, pero en realidad hay personas que padecen este síndrome conductual que apenas muestran signos de hiperactividad, y cada persona afectada puede tener mayores o menores niveles de déficit de atención y de hiperactividad.

Este trastorno está causado por un mal funcionamiento de ciertas áreas del cerebro, y aunque casi siempre se dice que es un problema que afecta a los niños, poco a poco se va reconociendo la realidad de que también lo padecemos los adultos. De hecho, aproximadamente un 65% de los niños TDAH seguirán siéndolo cuando crezcan. La razón de ser de este blog personal, y lo que me lleva a publicar mis reflexiones en él, es precisamente crear concienciación sobre el TDAH en adultos.

Entre las características más habituales de alguien con TDAH suelen estar, por ejemplo:

  • Dificultad a la hora de organizar sus tareas, recados, cosas por hacer…
  • Problemas para establecer la llamada “matriz de Covey”, es decir, no saber priorizar en función de qué es importante pero no urgente, urgente pero no importante, etc.
  • Procrastinación (dejar las cosas para más adelante sin saber explicar por qué).
  • Mala ubicación en el tiempo. Por ejemplo, pensar que le dará tiempo a hacer algo cuando no es  así; sensación agobiante de emergencia cuando en realidad tiene tiempo de sobra; necesidad de calcular una y otra vez si realmente ha programado bien las alarmas o ha calculado bien el tiempo que necesitará para llegar a un sitio; prolongar indefinidamente la actitud de “ahora voy”, “ya voy terminando”, “un poco más y lo dejo” llegando a sentirse agobiado por esa falsa prisa, frustrado por haberse hecho tan tarde, pero sin fuerza de voluntad para dejar lo que esté haciendo (a no ser que aparezca otro impulso, otra distracción…)
  • Necesidad de rodearse de recordatorios, agendas, alarmas, notas, llamadas de atención visuales, disponer de todo ello de forma clara y concisa…
  • Enorme facilidad para distraerse.
  • Relativa facilidad para abstraerse en algo concreto que esté haciendo.
  • Problemas para recopilar información, asimilarla mentalmente y reproducirla. Por ejemplo, contar el argumento de una película, explicar a otra persona de qué ha estado hablando por teléfono, trasladar a alguien el encargo de un tercero, etc.
  • Dificultad para prestar la atención debida, incluso esforzándose en mantenerla.
  • Resultados mediocres en estudios, empleo, etc. incluso cuando su dedicación y empeño sea mucho mayor que en otras personas.
  • Impresión de que no está prestando atención cuando se le está hablando (incluso cuando es posible que sí se esté enterando; aparta la mirada, no mira a los ojos, se fija constantemente en otras cosas del entorno…)
  • Enorme facilidad para interrumpir sus propias tareas y quehaceres, dejando las cosas a medias, incluso cuando nadie está interfiriendo.
  • Cambiar constantemente de música sin esperar a que acaben las canciones, empezar a leer un libro y dejar otro a medias, interesarse mucho por algo pero sólo de intención y no de forma activa…
  • Acometer proyectos o tomar decisiones con un enorme entusiasmo y de pronto perder el interés o el ánimo por seguir adelante con ello.
  • Impulso de argumentar o hacer comentarios cuando la otra persona todavía está hablando; hacer comentarios inoportunos y darse cuenta cuando ya es demasiado tarde, o bien no darse cuenta y no comprender por qué le están recriminando.
  • Sensación de incomodidad ante conversaciones serias, llegando a verse bloqueado por la ansiedad y ser incapaz de comunicarse en caso de discusiones acaloradas o situaciones especialmente incómodas o tensas.
  • Sensación constante de inquietud interior, impresión de tener prisa sin haberla, llegando a rozar la ansiedad.
  • Ausencia parcial de diálogo interno (siendo los pensamientos simples impulsos, saltando entre recuerdos, soñar despierto, intenciones…)
  • Necesidad de recurrir a representaciones mentales en lugar de valores reales. Por ejemplo, pensar los números no como concepto matemático, sino imaginando sus valores como puntos, formas, segmentos, colores…
  • Dificultad para disfrutar del tiempo libre, tirarse en el sofá, dejar pasar el rato, relajarse sin hacer nada en particular…
  • Impulso irrefrenable de tener que estar siempre haciendo algo concreto, aunque de forma objetiva esté perdiendo el tiempo.
  • Hiperfoco: Etapas muy variables de dedicación intensiva a algo concreto. Por ejemplo, pasar varios años dedicando la totalidad de su tiempo libre a una pasión específica; pasarse horas y horas buscando un fondo para la pantalla del móvil y no estar nunca satisfecho; poner mucho empeño en recavar información sobre algo por mera curiosidad; organizar sus viajes de forma milimétrica; tendencia a generar adicción a redes sociales; hacer algo hasta las tantas de la madrugada…
  • Necesidad física y mental de cambiar de actividad cada cierto  tiempo (cuando no está en “modo hiperfoco”), tener que salir a la calle en plena fiesta de cumpleaños, necesidad de darse un paseo en solitario cuando está en compañía agradable, reunirse con un viejo amigo y pasado un rato sentir urgencia por despedirse para dedicarse a otras cosas (aunque no sean nada en particular), etc.
  • En ocasiones, baja tolerancia a la frustración.
  • Estrés y ansiedad a causa de la falta de organización, mala gestión del tiempo, inquietud permanente…
  • Necesidad constante de saber a qué atenerse en todo momento, atenerse a cierta rutina, hacerse muchas preguntas, pretender estar siempre seguro de todo, querer tenerlo siempre todo perfectamente claro…
  • Problemas para encajar cambios de horario, rutina, costumbres, tardar demasiado en adaptarse a la nueva situación.
  • Mala memoria en general, aunque no necesariamente. No se trata tanto de mala memoria, como la forma en que esos recuerdos son recuperados y transmitidos a otras personas. En una misma persona puede haber una memoria muy mala pero tener recuerdos perfectamente nítidos de su infancia más temprana o acordarse de detalles muy precisos sobre algo concreto (aparte de su importancia o utilidad).
  • Sobre todo en niños y jóvenes, enorme dificultad para estarse quietos, hacer caso, atender a lo que se les dice… Según el grado de hiperactividad, puede dar la sensación de estar tranquilo o calmado, pero no estar dándose cuenta de lo que le están diciendo, o enfadarse porque le preguntan algo y tener la falsa percepción de que ya habían contestado.
  • Posibilidad de disfrutar de un talento, capacidad, conocimientos, habilidades… pero no saber compartirlos.
  • Etcétera.

Cabe señalar que estos comportamientos, al ser causados no por la personalidad, ni el carácter, ni la actitud, ni la educación… sino por disfunciones cerebrales, no son algo voluntario. Aunque cualquiera de nosotros comprende el valor de la dedicación, el esfuerzo, etc. y podemos beneficiarnos de una mentalidad positiva, esto no siempre se refleja en los resultados: Para un TDAH, esforzarse más no necesariamente implica obtener mejores resultados. Prestar más atención no es simple cuestión de proponérselo. Un TDAH, como cualquier persona, puede -y debe- esforzarse, pero siempre dentro de sus circunstancias: Un TDAH no mejora con el tiempo, no progresa, no podemos pretender que poco a poco deje de sentirse agobiado, que poco a poco no dependa de tener que anotarlo todo, que poco a poco se le dé mejor estudiar, que poco a poco sea más atento… El TDAH es algo que acompaña a la persona durante el resto de su vida, veinticuatro horas al día, siete días a la semana, sea Navidad, vacaciones o una mañana cualquiera, esté en el Caribe, en la cola del paro o tendiendo la ropa. Siendo así, para alguien con este problema, la comprensión por parte de los demás, la consideración, el apoyo, etc. también son necesarios cada día y cada momento de nuestra vida. Ser TDAH es algo que está ahí, y está ahí en todo momento. Nos guste o no.

Si quieres saber más sobre el Trastorno por Déficit de Atención, puedes ver su página de Wikipedia.

Anuncios

1 comentario (+add yours?)

  1. nerea
    Jun 24, 2014 @ 10:57:20

    hola soy nerea
    me encanta tu blog

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: