Seguro que lo habéis visto últimamente en algún punto de internet: “El descubridor del Trastorno por Déficit de Atención dijo antes de morir que era una enfermedad inventada”, o similar. Así lo afirma tajantemente la agencia de noticias RT.

Bien, pues lo voy a decir claro: Ya está bien con la bromita, ¿estamos? Durante muchos años he sido un gran admirador de mi queridísimo y añorado Michael Jackson así que hasta cierto punto estoy acostumbrado a leer auténticas barbaridades y todo tipo de estupideces en la prensa, pero nunca pensé que pudiera haber rumores absurdos que hicieran tanto daño, no ya a un cantante, actor, modelo o famoso de turno, sino a las personas afectadas por un desorden cerebral.

Para empezar, Leon Eisenberg no descubrió el TDAH. Se limitó -que no es poco- a ser uno de los mayores investigadores sobre el Trastorno, y en los años 60 fue gracias a él que se incluyó en el Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales, un documento que es algo así como la Biblia de la salud mental a nivel internacional.

Pero nos encontramos con algunos puntos sospechosos, y llamadme conspiranoico si queréis:

1) Qué curioso que Eisenberg supuestamente “renegó” del TDAH pocos meses antes de morir y no lo hizo antes.

2) Qué curioso que ese artículo se publicó poco antes de publicarse la edición revisada del Manual.

3) Qué curioso que en la misma época se habla de otros científicos que también renegaron del TDAH pero ¡oh, lástima! siempre era justo antes de morir, con lo que no se podían contrastar sus palabras.

Pero lo más curioso de todo es que el artículo original donde aparecieron las palabras de Eisenberg no era el de RT, sino ESTE OTRO del prestigioso semanario alemán Der Spiegel. En él se tratan diversos asuntos relacionados y Eisenberg aparece apenas de refilón. Sabiendo de su importante papel en la investigación sobre el TDAH durante el siglo XX y que el traductor de Google -como ningún traductor online- no es perfecto que digamos, es muy fácil para cualquier redactor de tres al cuarto encadenar las palabras TDAH + descubridor + ficticio. ¡Hala, que se ha confirmado que el TDAH es mentira! ¡Viva la Pepa!

Pues NO, damas y caballeros de RT. Resulta que en el artículo original de Der Spiegel, traduciendo como Dios manda, contemplando la información como se merece y poniendo las cosas en su debido contexto, Leon Eisenberg se limitó a decir que, desgraciadamente, hoy día el TDAH está sobrediagnosticado en niños, con lo cual, en muchos casos no hay TDAH. Dicho de otra forma, Eisenberg se refería antes de fallecer a que en muchos casos particulares, muchos jóvenes son etiquetados de TDAH cuando en realidad no lo son. ¡¡¡No que el TDAH en general sea algo ficticio!!!

Aún es más: El propio Eisenberg publicó en 2007 un artículo en el que mostraba su preocupación ante el hecho de que, en Estados Unidos, la prevalencia infantil -es decir, la cantidad de afectados con respecto a la población general- haya pasado de casi un cero por ciento en los años 40 a casi un 8 a principios del nuevo siglo, mostrando un gran interés en que la comunidad científica investigue si es debido a que realmente la prevalencia ha crecido con los años o si en realidad hay mogollón de psiquiatras drogando a un montón de chavales hasta las trancas, que es lo que todo el mundo reconoce hoy día.

Quién sabe si es por haber seguido a Michael Jackson durante tantos años y confiar en los periodistas menos que en una serpiente de cascabel a medio metro de mi entrepierna, pero he aquí un ejemplo más de cómo se puede formar una auténtica bola de nieve mediática, movilizar miles y miles de cadenas de emails, retuiteos, enlaces compartidos en redes sociales, etc. basadas en una gran mentira… y todo porque el amiguete que escribió el artículo de RT no se molestó en traducir correctamente las palabras que realmente pronunció Eisenberg ni las puso en su justo contexto… y lo que tal vez sea peor: que miles y miles y miles de personas hayan compartido, retuiteado y hasta creado memes ridículos sin molestarse siquiera en leer qué decía aquel artículo original.

¿Hacemos lo mismo inventándonos algo sobre el cáncer o la diabetes, cerrando puertas a investigaciones, tratándolos de farsantes, tratando sus enfermedades con desdén? ¿Cómo pensáis que se sentirían? ¿Cómo pensáis que se siente alguien con TDAH -incluso sin ser un cáncer o un SIDA, vale- cuando se menosprecia su condición una y otra vez? ¿Creéis que así es fácil que la gente que nos rodea entienda cómo funcionamos o cómo pueden ayudarnos y comprendernos mejor… si contínuamente encuentran por internet artículos que aseguran que lo que nos pasa es un invento?